Banco de imágenes propio versus imágenes de stock

¿Es más conveniente tener un banco de imágenes propio o las imágenes de stock son suficientes para ilustrar mi marca? Encontrá la respuesta en este post.

A la hora de crear contenido original para tu marca, las imágenes juegan un rol fundamental. Así sean estáticas (fotos) o dinámicas (videos), te ayudarán a sentar las bases de la identidad visual de tu empresa y te permitirán crear y diseñar con mayor libertad.

Existen dos formas de resolver el tema de las imágenes: crear tu propio banco de imágenes o recurrir a imágenes de stock.

La primera opción es la más recomendada y se resuelve contratando a especialistas (fotógrafo, camarógrafo, etc.) para que registren toda la actividad de tu empresa, los productos y servicios que ofreces, el equipo de trabajo, resultados con clientes, etc.

La segunda alternativa implica recurrir a bancos de imágenes, que pueden ser gratuitos o pagos, desde donde se pueden descargar infinidad de imágenes de todo tipo. 

 

Ventajas de tener un banco de imágenes propio

Aunque hacer una producción de imágenes dentro de la empresa inicialmente implica una inversión, a la larga los beneficios de tener tu propio banco de imágenes son significativos. ¿Por qué?

  • Porque al crear tus propias imágenes podes definir de antemano los lineamientos estéticos de las mismas. Es decir, planificar tonos, colores, elementos visuales, etc. 
  • Porque las imágenes propias son, generalmente, un fiel reflejo de tu empresa, marca, producto o servicio. 
  • Porque se evitan potenciales conflictos de derechos (copyright). 
  • Porque te aseguras que nadie más esté usando la misma fotografía que vos. 
  • Porque podés usar tus fotos cuantas veces quieras y en los espacios que consideres (redes socialessitio web, newsletters, boletines internos, blogs, cartelería y folletería, etc.). 
  • Porque te ayudan a posicionarte en Google. Si, los alt text pueden convertirse en tu mejor aliado para llevar tráfico orgánico a tu página web. Si creas una imagen única y le agregas una descripción adecuada, podrás aparecer en los primeros resultados de búsqueda de imágenes.

En líneas generales, éstas son las ventajas de tener un banco de imágenes propio y es por esto que desde Planning recomendamos a todos nuestros clientes que creen uno antes de comenzar a diseñar cualquier pieza gráfica o a implementar las diferentes herramientas de comunicación. 

Pero si no contás con el presupuesto necesario para hacerlo, siempre podés recurrir a las imágenes de stock que se consiguen en bancos de imágenes de terceros. 

 

¿Qué es un banco de imágenes de terceros? 

Un banco de imágenes de terceros es un sitio web donde se pueden descargar gratuitamente o comprar fotografías libres de derechos o con uso no comercial.

Las imágenes de los bancos pueden obtenerse en distintos tamaños y formatos, en función del uso que quieras darles. 

¿Cuáles son los diferentes tipos de bancos de imágenes?

Existen dos tipos de bancos de imágenes: gratuitos y pagos. 

Los primeros suelen permitir descarga ilimitada, aunque puede que la calidad de imagen que se obtiene no sea la que se necesite. Salvo que la imágen indique lo contrario, al descargarla podés usarla para cualquier diseño de tu empresa. En ocasiones, el mismo banco “sugiere” especificar quién es el autor de la fotografía.  

Los bancos de imágenes gratuitos más conocidos son Pixabay, Freepik y Unsplash.

Los bancos de imágenes pagos, en cambio, funcionan con suscripciones mensuales o anuales. Es decir que pagando un fee fijo, podés descargar una X cantidad de imágenes por mes o año. También hay opciones de pago por paquete de imágenes o por imágenes “sueltas”. La elección de uno u otro formato es bastante personal, en función de las necesidades y posibilidades de cada empresa.

Los bancos de imágenes pagos más conocidos son: Getty Images, Shutterstock y Fotolia, además de los tres gratuitos que mencionamos que tienen sus versiones pagas. 

Un detalle no menor es que generalmente estos bancos de imágenes tienen precios en dólares o euros, por lo cual, a la hora de hacer números, tendrás que considerar el cambio de moneda. Créenos cuando decimos que, en la mayoría de los casos, conviene tener un banco propio. 

 

Si ya hiciste las cuentas y considerás que tener un banco de imágenes propio es la mejor alternativa para tu empresa, ponete en contacto con Planning. ¡Nos encantan las producciones audiovisuales y el detrás de escena! 

Si querés ver algunas de las producciones que hicimos el año pasado, visitá nuestro portfolio

Compartir

Suscribite a nuestro
Newsletter